JULIO CORTÁZAR



"Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio".



El día de hoy, 26 de agosto de 2014, se cumple y celebra el centenario del nacimiento de Julio Cortázar. Con un texto un tanto personal me atrevo a regalarle mis humildes pero sinceras palabras tratando de acercarme aunque sea un poco a lo que sería; hacerle honor a su nombre. A este escritor, hombre y modelo a seguir que me regaló tantas noches de desvelo y palabras que tocaron mi alma de punta a punta. Sé que nunca podrá leer lo que aquí he escrito pero al menos puedo agradecerle lo mucho que ha hecho por mi. Me quiero alejar de las biografías y del listado de mis obras favoritas; quiero hacerlo más personal. Un tanto de aquello y un poco de lo otro. 

Cuando la vida me ha presentado lo que yo llamo "placeres divinos" me acuerdo de mi buen amigo Cortázar y me atrevo a catalogarlo como tal pues él guarda con recelo mis confesiones de media noche. Él, quien que me enseñó a sentir de piel a piel lo que trasciende de lo puramente físico. Quedar hipnotizada por su forma de expresarse y sentir que podía encontrarme entre sus lineas. ¿Cómo podía yo verme reflejada en sus enigmáticos personajes? Cortázar es como mi alma gemela, lo que siente y nos dejó en papel son figuraciones de mis sueños, de mis sentimientos y miedos. Aquel lazo que se crea cuando un lector encuentra a "su" escritor es eterno. Va más allá de la atracción que sienten los mismos por la palabra escrita. Se viven, se pueden palpar entre las yemas de los dedos al pasar las páginas del libro. Es como si pudiera vaciar todo lo que habita en mi subconsciente y transformarlo en una serie de renglones que nos regalan una segunda vida; una segunda posibilidad de encontrarnos tú y yo. De presentarme gracias a él ante ti y de amarte como lo hago ahora. 

Julio Cortázar ha traído y renovado en numerosas ocasiones mi forma de pensamiento, me ha regalado la ilusión de amar y de no intentar entender los espejismos que nos da la vida, simplemente dejarse ir, entregarse sin vacilación. Tan complejas son sus palabras que en ocasiones necesito tomarme un respiro, sentarme a meditar lo que nos ha confesado con su divertido humor y fascinación por la metáfora. A veces, le reclamo que se deje de andar con rodeos y me diga lo que piensa de una manera más clara, pero ¿qué sería de nosotros si todo fuera tan fácil? Nada provocaría tal gozo como descubrir una vez que haz releído y sentido sus palabras. ¡Lo que te trataba de decir no se encontraba en otro lugar más que frente a tus ojos! Los mortales nos complicamos tanto nuestra existencia. Si se siente que sea así, sin falsedades o desvíos.

Él, que se dejaba guiar por sus emociones y deseos, que cumplía hasta el mínimo de sus caprichos, me enseñó la bendición de tener un sueño y pese a todo obstáculo que se pueda presentar, verse un día cumpliéndolo de manera satisfactoria; justamente aun lado del paraíso. Cortázar, un mentor que me ha mostrado y llenado de aprendizajes y no lo que comúnmente llamamos errores. Tal vez no tenga su habilidad para crear paradojas y me considere un tanto "golondrina"  pero puedo encontrar en él la motivación que necesito para seguir entregándome a lo que me hace auténticamente feliz. Quizás nunca pueda considerarme una escritora como tal pues me falta mucha disciplina pero si puedo sostener que nos une la pasión por expresarnos mediante la unión de verbos y versos. 

Quien tenga un poco de tiempo y desee conocerme un poco más, saber a fondo lo que pienso y lo que en algunos ratos le lloro, podría sentarse a mi lado a charlar un poco sobre una de sus novelas. Bien dicen que prestar un libro, uno de tus favoritos o predilectos, es regalarle a alguien la oportunidad de conocer tu alma de la manera más natural y desarmada.  Julio Cortázar para mi, es lo que yo llamaría la fuente de inspiración y consuelo. Quien me mostró una pequeña parte del todo que soy. Tal vez algún día encuentre otro escritor que me haga percibir las cosas de una manera distinta, de una manera que se aleje a lo que Cortázar ha sembrado en mi pero hasta ese entonces...será él y solo él. Mi alma gemela. En quien entre sus frases te encuentro complementando su idea de "No puede ser que estemos aquí para no poder ser". 

Como dice mi frase favorita de su obra la Rayuela a la que le guardo mucho cariño "Andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos" que sin decir el nombre de la persona a quien se la dedico pues sabe exactamente quién es, termino lo que para mi es una carta personal en agradecimiento a lo que nuestro querido escritor ha dejado en mi. 

Gracias por tomarse el tiempo quien haya sentido el atrevimiento de leer estas palabras.