GOODBYE 2014



"No soy un hombre que sabe. He sido un hombre que busca y lo soy aún, pero no busco ya en las estrellas ni en los libros: comienzo a escuchar las enseñanzas que mi sangre murmura en mí." - Hermann Hesse (Demian)

Otro año más...otro año que pasa a despedirse y me susurra al oído que sus lecciones me acompañaran de por vida, que son confidencias entre él y yo. He vivido tanto a su lado, esos eternos secretos de media noche. ¡Oh si las paredes hablaran! ¡Qué tanto no dirían! Otro año más, otro año que hace que mi esencia crezca, que evolucione y toque de punto a punta la locura que llaman vida. Si me hubieran dicho que aprendería tanto de él, que lloraría más de lo previsto y que me levantaría cuando menos fuerza creía poseer. Que perdería un pilar de mi vida, que me faltaría el aire pero que ganaría un ángel en el cielo. Que descubriría lo importante que es tener voz y reconocer lo que ya no importa. Soltar y volver a andar no hay de otra, así se encuentra la verdadera felicidad. La propia, de nadie más. Otro año más, tan distinto a los otros. Es él que me ha dejado despierta, que me hizo volver a sentir y recordar lo que había olvidado. Que me hizo reconocer que estaba perdida, que me había dejado llevar por mis miedos y la tormenta me había arrastrado cuesta abajo. Que era hora de recomenzar. Observo como cicatrizan las herida por más que duela no es permanente, hay un mañana. Sacudo el peso de mis hombros. Nunca es tarde, nunca es tiempo perdido. 

El río toma su cauce. Nada he de temer, tal vez nos hemos despedido tan de pronto para encontrarnos en otro camino. Tal vez un tanto distintos, tal vez listo para comenzar lo inesperado. No le lloro que su despedida me ha dejado los mejores recuerdos. Era su momento, era nuestro tiempo de decirnos adiós. Entre ríos de agua cristalina que se creían montañas.