infinite possibilities

Infinitas posibilidades

“Lo qué uno quiere de verdad, es lo que está hecho para uno; entonces hay que tomarlo, o intentar: En eso se te puede ir la Vida, pero es una vida mucho mejor…- Mario Benedetti.

Vivimos en un mundo en donde veinticuatro horas parecen no ser suficientes, en donde la rapidez con la que alcanzamos nuestros éxitos es más importante que la belleza y aprendizaje dentro del recorrido del mismo. Nos parece imposible satisfacer al prójimo sin ignorar nuestra persona y creemos que los días más felices de nuestras vidas se reducen a unos cuantos fines de semana. Nos entregamos al grupo de individuos que carecen de un sentido. 

Cuando uno es niño, el mundo es un salón de juegos, la naturaleza es la raíz de toda inspiración y cada objeto no se reduce a una sola función sino que se abre a un mundo de infinitas posibilidades. La rutina es una palabra inexistente en nuestro vocabulario y no hay día en donde no le demos la bienvenida al encanto de la espontaneidad y sorpresa. Las horas aunque se quedan cortas no están bañadas de amargura, sino de las historias y sueños extraordinarios que han creado barcos y aviones de una simple hoja de periódico. Una nueva vida, una distinta a las otras.

El tiempo sigue su curso y nosotros, en ocasiones, dejamos de escuchar las risas compartidas, cerramos nuestros ojos y no les permitimos deslumbrarnos de asombro con los pequeños detalles, con las maravillas del mundo y de aquellas infinitas posibilidades. Las manecillas del reloj parecen avanzar más de prisa y en vez de bailar entre las horas como cuando éramos niños, nos encerramos ante la idea en que mañana será otro día, otro día para hacer lo que no pudimos empezar y así sucesivamente. Un río de excusas que ya no solamente nos llegan hasta las rodillas sino que nos han cubierto todo el cuerpo. ¿No te has dado cuenta? ¿Acaso quieres ahogarte? No pierdas la vista de la orilla, siente el agua y déjate llevar, nada y no dejes de nadar. Nunca es demasiado tarde.

Al principio pude ser que todo resulte ser más difícil, alcanzar las metas o sueños no es una tarea del todo sencilla, ¿por qué creen que tan pocas personas lo han logrado? Si fuera tan elemental como sumar dos más dos el mundo estaría lleno de logros y no de ideas que las han encaminado al fracaso en cuanto las abandonaron a la merced de quien nos ha juzgado. De quien ha jurado que hemos perdido la cabeza y que no tenemos cabida en el mundo de los libres pensadores, entre aquellos que quieren crear algo distinto para sus vidas. No hay sitio para nosotros, o eso dicen por ahí, somos uno de ellos, con tiempo compartido y con una estancia en la tierra indefinida. ¿Eso lo crees tú? Tratar de luchar contra los juicios de los demás es muy complicado pero cuando uno es quien ha puesto esas barreras el panorama es más hostil. Somos quien tiene la última palabra de nuestras acciones y quien nos llevará hasta el ultimo verso de nuestro soneto. Tenerle miedo al cambio sería darle la ventaja a un enemigo en nuestra jornada. Mientras lees estas lineas que te vengo a compartir estoy segura que hay algo en tu cabeza, un deseo en tu subconsciente que no te permites satisfacer, un cambio necesario que has postergado por el miedo y entrega total a las suposiciones y a los hubieras. Como te dije anteriormente, nunca es tarde, déjate llevar, nada y no dejes de nadar. Nadie más lo hará por ti. Convertirte en la persona que quieres o en la que no, solamente depende de ti.

Experimentar ese vibrato, esa energía de que tienes la fuerza necesaria para seguir de pie no tiene comparación y tratar de describirselas sería un intento fallido, hay cosas que solamente se pueden sentir en alma propia. Si tienes la bendición de encontrarte con aquella otra alma con la que alguna vez formaste un solo cuerpo tengo que decirte que eres afortunado.

No podemos controlar todo en la vida, no podemos impedir algunos sucesos por más que quisiéramos y el botón de replay no existe. Todas las mañanas pueden pintarse con aires distintos, un lienzo en blanco en espera de sus primeros brochazos o todo lo contrario...un despliegue de monotonía. Eso es decisión tuya.


      Con amor y para siempre